sábado, 19 de noviembre de 2016

La Atalaya (onda)

La Torre de La Atalaya situada en el cerro del mismo nombre en el término municipal de Onda (Provincia de Castellón, España) corresponde a una torre de vigilancia de época musulmana, aunque algunos la atribuyen al periodo romano.
Se sitúa en la cima de una colina de pronunciada pendiente perteneciente a la Pedrissa, sobre el cauce del río Mijares y está visualmente comunicada con el Castillo.
La torre es cilíndrica y presenta una altura de aproximadamente 5 metros, formada por bloques de piedra con argamasa.
Esta torre tuvo la función de vigía y custodia del camino de herradura, presumible vía romana, que discurría a sus pies, a través de las montañas de la Pedrissa.

Calvario Y Hermita de Santa Catalina(Onda)

Actualmente quedan en pie la Ermita de Santa Catalina y la Capilla del Calvario, que se encuentra a la derecha de lo que sería la puerta principal del convento, añadida en el siglo XVIII como almacén y posteriormente en 1836 destinada a capilla.
El resto de muros del convento no permiten deducir ningún tipo de funcionalidad concreta; solamente una edificación de tres pisos al sur del yacimiento, con una arcada en el piso superior, característica de las construcciones valencianas de los siglos XVI al XVIII. También se detecta la presencia de subterráneos y de lo que sería una cisterna.
El historiador Mundina  cuenta que la iglesia era muy espaciosa y de orden corintio. Durante la Guerra de la Independencia fue utilizada como caserna de los españoles y como hospital, ocupado después por los franceses. Mientras tanto, los religiosos se trasladaron a la población y volvieron a ocuparlo después de la guerra. En 1835 fue desamortizado con una exclaustración forzosa de los frailes y quemado por los portugueses en 1836, destruyéndose definitivamente, quedando en pié únicamente la ermita actual.


martes, 13 de septiembre de 2016

Santa Barbara Onda

Primer video grabado con mi PH3

Las ruinas de la Ermita de Santa Bárbara se sitúan a 326 m de altura sobre un cerro de las estribaciones del Montí, el monte que limita la población por el sur.
Este paraje ha estado vinculado a la historia de la ciudad desde muy antiguo, ya que en sus alrededores se han localizado vestigios de ocupación humana que se remonta a la Edad del Bronce.




La primera referencia documental a la ermita es la de la Crónica de Viciana de 1563, por lo que el templo fue construido, como muy tarde, en la primera mitad del siglo XVI, aunque hay quienes fijan su origen en el siglo anterior e incluso en el siglo XIV. La fecha de 1697 que aparece en su puerta se refiere, probablemente, a una posterior reforma o reconstrucción. La ermita fue incendiada el 20 de agosto de 1836 al sospecharse que era refugio de carlistas, y desde entonces nunca fue recuperada, llegando arruinada hasta nuestros días.